“EN CONTRA” DE TODA LA CASTA POLÍTICA.

Que se vayan todos.[1]


[1] Saludos, los medios informativos pueden publicar este texto, citando esta fuente. 

Los análisis políticos, y los intelectuales, ya sean de derecha, centro o izquierda, no han logrado aquilatar que la ciudadanía, electoralmente, en las votaciones siempre valida o rechaza el sistema político. Cuando votan mayoritariamente por las opciones que le ofrecen los partidos, validan el sistema político, y es porque están de acuerdo con ellas. El sistema político logra canalizar las propuestas de la ciudadanía.  

Cuando la ciudadanía vota EN CONTRA o RECHAZA las opciones de los partidos políticos, es porque está rechazando a los políticos. El sistema político no es capaz de canalizar ni de interpretar las propuestas de la ciudadanía, y se produce una desvinculación.    

Esta desvinculación entre la ciudadanía y el sistema político se expresa en el malestar de estar EN CONTRA y se refleja en las encuestas.  

La tendencia de estar EN CONTRA DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS se expresa en la Encuesta CADEM, del 22 de noviembre, donde solamente un 15% aprueba a los partidos políticos, siendo la institución menos valorada, por lo tanto, la ciudadanía no se siente representada por el sistema político.

La tendencia de estar EN CONTRA DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS también se expresa en que el 81% de la ciudadanía cree que la corrupción está extendida en los partidos políticos, según la Encuesta CADEM, del 22 de noviembre. Existe una desconfianza total en el sistema político.

Entonces en la votación del 17 de diciembre subyace una votación donde se está A FAVOR o EN CONTRA del sistema político, donde el A FAVOR implica estar a favor de los acuerdos del sistema político, y el EN CONTRA es estar en contra de los acuerdos del sistema político.

El resultado del 17 de diciembre complicará a los derrotados y a los supuestamente triunfadores. Sobre todo, si la diferencia entre “EN CONTRA” y “A FAVOR” es sorprendentemente amplia.

            La ciudadanía impondrá un “EN CONTRA” que RECHACE A TODA LA CASTA POLÍTICA, porque es una realidad palpable que los políticos están desvinculados de las mayorías nacionales. Es innegable que los políticos actúan como una casta, que se auto rige. Que todos los políticos son iguales, sin importar si son de derecha, centro o izquierda. La ciudadanía está En Contra de todos los políticos porque mienten y engañan.  

           La ciudadanía impondrá un “EN CONTRA KAST” que se acoplará a un “EN CONTRA BORIC”. Ganará el “EN CONTRA MATTHEI” que se unirá al “EN CONTRA BACHELET”.

            Esta tendencia de estar EN CONTRA de la casta política se inició el 4 de septiembre del año 2022, donde el RECHAZO logró el 62%. Recién ahora se comienza a comprender en su real contenido que esa vez no se rechazó sólo al gobierno de Boric, sino a toda la casta política, y también a la oposición representada en Kast, aunque él astutamente se apropió falsamente de ese triunfo.    

Esta acción electoral contra Boric y contra Kast, de estar EN CONTRA DE TODA LA CASTA POLÍTICA, se expresó nuevamente el domingo 7 de mayo del año 2023. Fueron los 2.119.506 que votaron NULO, pero la intelectualidad no logró aquilatar este hecho extraordinario, ya que esos votantes estuvieron contra todos los partidos. Recién el 17 de diciembre será ponderado como la columna más importante de los votantes EN CONTRA, y que además aumentará significativamente. 

En la votación del 7 de mayo, quedó indeleblemente claro que los únicos votantes totalmente “A FAVOR” DE LA CASTA POLÍTICA fueron los votantes de CHILE VAMOS, que fueron 2.063.907 en esa oportunidad, representaron un 17% del electorado. De cada 10 personas solo 2 están “A Favor” de la casta política. Este es el porcentaje mínimo del “A FAVOR”, técnicamente es muy poco probable que se dé, pero se puede apreciar en la secuencia de encuestas CADEM, desde marzo a la fecha.

Los partidarios que prefieren y defienden a la casta política, en la Encuesta CADEM, tuvieron su máximo el 11 de mayo, el “A Favor”, donde llegó al 40%, luego cayó en picada hasta la aplicación del 22 de septiembre, donde llegó a su menor rendimiento, que fue 21%, una baja de 19 puntos porcentuales. Luego se estaba reponiendo, llegando a un 38% en la aplicación del 24 de noviembre. Como podemos apreciar, no pudo reponer la votación del 40% del 11 de mayo, su peak, y quedó al debe antes de la prohibición de las encuestas. 

Se observa que hay una oscilación muy amplia de los votantes “A FAVOR”, porque tiene una porción importante de votantes oscilantes.  

Los votantes OSCILANTES, son aquellos que el 7 de mayo votaron por el Partido Republicano (3.468.258), y por el Partido de La Gente (537.088), sumando un porcentaje de 34%. En esta apreciación discrepamos de la mayoría de los analistas, porque en nuestra perspectiva son votantes oscilantes, que andan en busca de ser representados, y no son votantes de derecha: ellos están EN CONTRA DE LA CASTA POLÍTICA, y en esa oportunidad, creyeron que esos partidos representaban esa opción porque en su propaganda política decía que eran antipolíticos, por eso votaron por ellos. Pero ahora están en abierta disputa, ya que en las encuestas pasan del  “A Favor” o al “En Contra”, y luego en reversa, y, hacen que varíen los resultados de las Encuestas, tal como lo expresa la gráfica de los resultados de la CADEM en la gran variación que tiene el “A FAVOR”.

Insistimos en que los votantes del Partido Republicano (3.468.258), y del Partido de La Gente (537.088) no son de derecha, ni de ultraderecha. Ellos erróneamente creyeron canalizar su rabia contra la casta política en esos partidos, por ausencia de otras opciones de centro o de izquierda que sean fiables, ya que, las opciones de Socialismo Democrático, Frente Amplio, o Partido Comunista no les dan confianza, debido a las volteretas del gobierno de Boric.

Los Votantes Oscilantes, desde el 7 de mayo hasta hoy día, han visto que el Partido Republicano se integró a las prácticas de la casta política: primero criticó a Chile Vamos, y luego terminó negociando con ellos, haciendo volteretas políticas a tal grado, que el sector de Rojo Edwards se retiró de ese partido, y lo quebraron. Los Votantes Oscilantes constatan las volteretas de Boric y Kast, y los rechazan a ambos.   

Los votantes OSCILANTES esta vez pueden efectivamente votar EN CONTRA, porque primará en ellos votar en contra de los políticos, y ahora ellos consideran que Kast es un político más. En la encuesta CADEM que mostramos se observa una caída total entre el 7 de mayo (40%) y el 22 de septiembre (21%), por la forma en que los consejeros Republicanos y de Chile VAMOS actuaron. Ellos no interpretaron los intereses de esa ciudadanía, donde los ciudadanos rechazan a los partidos y consejeros en su propuesta constitucional, los cuales crearon una dictadura de los partidos: todo un contrasentido.

En las diferentes campañas EN CONTRA, ninguna de ellas criticó la dictadura de los partidos de la propuesta constitucional, claro porque algunas de ellas están impulsadas por partidos políticos. Aquí está el quid del asunto, porque los partidos de centro y de izquierda no han realizado ninguna autocrítica, están al debe, y si no reaccionan la ciudadanía les seguirá quitando el respaldo y los ilegalizará.           

Al mismo tiempo, están los votantes totalmente EN CONTRA que llega a 49%. Hay un sector que está solo EN CONTRA KAST, que fueron los votantes del 7 de mayo que optaron por los Partidos Radical, Por la Democracia y Demócrata Cristiano (2.800.975), Partido Socialista, Frente Amplio y Apruebo Dignidad (877.207). Están los CONTRA BORIC Y CONTRA KAST, que son los que están CONTRA TODOS, que fueron los Nulos (2.169.643) del 7 de mayo. Estos dos sectores no cambiarán su opción EN CONTRA.  

Según la tipología desarrollada, tenemos el siguiente escenario de opciones: 

El resultado más conservador es 51% “A Favor” y 49% “En Contra”. Se da si toda la votación oscilante se va a la opción “A Favor”, es decir, que la derecha no pierda nada de la votación del 7 de mayo, de los partidos Republicano y De la gente, y de Chile Vamos. Esto sería un empate técnico, que sería una catástrofe para toda la casta política, es muy difícil que se dé por el desgaste del Partido Republicano, ya que perderá votación.        

Un resultado intermedio es 34% “A Favor” y 64% “En Contra”, es decir, que la derecha solo recupere la mitad de votantes EN CONTRA OSCILANTE, que el 7 de mayo votaron por los partidos Republicano y De la gente.  Este resultado sería una catástrofe para la casta política, porque implicaría que la ciudadanía rechaza a toda la casta política representada en Boric y Kast. Este resultado perjudica a todos los partidos políticos, y en consecuencia ningún partido se salva.        

El resultado más progresista es 17% “A Favor” y 83% “En Contra”, es decir, la derecha pierde todos los votantes EN CONTRA OSCILANTE, que el 7 de mayo votaron por los partidos Republicano y De la gente, y solo se queda con la votación de Chile Vamos. Este resultado sería un estallido electoral contra la casta política.  

A mi juicio el resultado del 17 de diciembre estará más cercano, al resultado intermedio de 34% “A Favor” y 64% “En Contra”, que, si se diera, no debería extrañar a nadie, porque refleja el simultáneo desgaste de Kast y de Boric, y además refleja que la corrupción está presente en la Derecha, Centro e Izquierda. Pero ciertamente sería una total derrota para el Partido Republicano, porque verían que sus votantes del 7 de mayo, fueron votantes anti casta política, y que al ver que Kast se sumó a las prácticas de la casta política, el 17 de diciembre terminarán rechazando a Boric y a Kast. Está claro que este rechazo a la casta política puede moderarse, y acercarse a un 45% “A Favor” y 55% “En Contra”, que es el consenso que arrojan la mayoría de las encuestas, lo cual sería una catástrofe electoral para Kast.   

El EN CONTRA podría llegar sin ninguna duda a 64%, o moderarse a un 55%, produciendo un estallido electoral en contra de la casta política. 

El resultado del 17 de diciembre representará una catástrofe total para la casta política, implicará que la ciudadanía rechaza a todos los partidos políticos, que rechaza las propuestas constitucionales de Boric y de Kast, generando una crisis del sistema político que implica un: QUE SE VAYAN TODOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba